12 formas de ganarte a tu jefe y que te suba el sueldo

Si estás intentando mejorar tu posición en el trabajo, ganarte a tu jefe es el camino más rápido para conseguirlo (y seguramente con el ascenso también te lleves una subida de sueldo).

Él o ella son sin duda quienes tienen el poder de cambiar tu vida profesional, tanto a mejor si eres un buen empleado, como a peor si eres demasiado flojo en tu puesto.

Todos conocemos los típicos consejos para agradar a nuestros superiores, como llegar temprano al trabajo, demostrar que tienes iniciativa, tratarle con respeto…

Eso está muy bien, y sumará puntos a tu favor.

Pero si lo que realmente quieres es ganarte a tu jefe para ascender, y que de paso te suba el sueldo, ¡tienes que probar estos 12 consejos que te comparto a continuación!

 

Cómo ganarte a tu jefe: 12 consejos que sí funcionan

 

1. Llega pronto al trabajo

A los jefes no les importa si te quedas hasta tarde a trabajar y eres el último que sale de la oficina.

Lo que de verdad valoran es que llegues pronto a tu puesto y seas el primero en ponerte a organizar el día y repasar las tareas que debes hacer.

Llegar pronto al trabajo es sinónimo de que tu empleo te motiva, que cada mañana te levantas con ganas de llegar, y de que lo que haces en esa empresa realmente te importa.

Y eso es algo de lo que un jefe se da cuenta enseguida; si cuando él o ella lleguen a su puesto, tú ya estás ahí preparado para afrontar la mañana (o la tarde si tienes este horario), sin duda ganarás muchos puntos con tu superior.

2. Haz tu trabajo, pero hazlo bien

En los trabajos hay tres tipos de empleados:

  1. Los que hacen sus tareas sin ganas porque están deseando largarse a casa.
  2. Los que no se esfuerzan y hacen un trabajo regular.
  3. Y los que hacen su trabajo con ganas y superan las expectativas de sus jefes.

 

Como ya te puedes imaginar, los terceros son los que se ganan el corazón de sus superiores al final del día.

Sé que parece obvio que si te contratan en un sitio, lo normal es que tu trabajo lo hagas bien.

Pero no te imaginas la cantidad de empleados que existen en todas las compañías que no llegan ni siquiera a hacer un trabajo medio decente.

No seas como ellos, y consigue brillar haciendo una labor excelente cada día. Si no lo haces, será casi imposible ganarte a tu jefe, y por supuesto no lograrás una subida de sueldo nunca.

3. Conviértete en su “mini yo”

No me refiero a que le preguntes dónde compra su ropa para ir vestido como él o ella. Aquí de lo que se trata es de imitar el estilo de trabajo que tiene tu jefe.

Adopta sus costumbres para ver cómo piensa, y así poder anticiparte a sus acciones y necesidades; fíjate en qué habilidades tiene, y mira cuáles de las tuyas podrían complementarle para formar un gran equipo de trabajo.

Por ejemplo, si es de la vieja escuela, y prefiere comunicarse en persona o por teléfono con la gente, no le mandes correos o mensajes de WhatsApp.

Si cada viernes le gusta hacer una reunión para valorar cómo ha ido la semana, asegúrate de tenerlo todo preparado a primera hora de la mañana para que la junta sea un éxito.

4. Pregúntale cómo le gusta trabajar

Otra buena forma de ganarte a tu jefe es sabiendo exactamente cuál es su modo de trabajo, y qué espera realmente de ti.

Si hace poco que has empezado a laborar en tu puesto (o si llevas ya un tiempo empleado en la misma empresa, pero quieres mejorar tu posición), deberías sentarte con tu jefe y tener una conversación sobre esto.

Dile cuál es la forma que prefiere para comunicaros (teléfono, email, en persona).

Pregúntale cuándo quiere que le informes de cada tarea que has terminado, y qué detalles son los que quiere que le cuentes sobre esas actualizaciones.

Crear una gran comunicación con tu jefe es vital para construir una relación fuerte entre los dos, y lograr que te valore y te tenga en alta estima.

5. Sé su fuente de información

Aunque parezca sorprendente, cuanto más alto está una persona en una empresa, menos sabe qué es lo que pasa con los trabajadores que están a su cargo.

Los encargados y superiores a menudo se suelen preguntar qué tal funciona todo, cómo están los ánimos de sus empleados, si hay algún cambio que se ha hecho y con el que no están a gusto, o no se han sabido adaptar bien…

Es cierto que algunos jefes hacen esto sólo porque quieren tener contento al personal para que les produzcan más ganancias.

Pero también muchos otros lo hacen porque realmente les preocupan las personas que trabajan para ellos.

Por eso, no hay nada mejor para ganarte a tu jefe que contarle de vez en cuando todo este tipo de información para que ella o él pueda valorar la situación, y hacer los cambios que crea convenientes.

Eso sí, ¡no te conviertas en un chivato!

Tu jefe valorará las informaciones comprobadas que le lleves, no tus opiniones personales sobre alguien que te cae mal, o los chismorreos de la oficina.

6. Haz que tu jefe quede bien con su jefe

Todos tenemos jefes que nos mandan por encima de nosotros. Sí, el tuyo también tiene a alguien que le dice lo que debe hacer (a no ser que tu superior sea el dueño de la empresa para la que trabajas).

Una de las mejores formas de ganarte a tu jefe es conseguirle lo que necesita para que, a su vez, su jefe esté también contento.

Piensa que él o ella es un trabajador igual que tú: también tiene que impresionar a su superior, y llegar a los objetivos que le marque.

Ayúdale con las tareas que necesite realizar para cumplir con su trabajo.

Si, por ejemplo, todos los lunes tiene reunión con el mandamás para presentarle informes de rendimiento, deja a tu jefe los reportes ya preparados el viernes en su despacho.

Es una buena manera de ganar los dos, y seguro que eso hará que sumes muchos puntos con tu director, y que te lo recompense como mereces.

7. Toma la iniciativa

Ofrécete voluntario para participar en nuevos proyectos que surjan en tu empresa, aunque sin sobrecargarte de trabajo.

Es importante que tengas tiempo y fuerzas para poder realizar primero todas tus tareas obligatorias, y si te sobra tiempo y ganas, entonces es cuando debes tomar proyectos de forma voluntaria.

Esto es algo que realmente impresionará a tu jefe, y con lo que conseguirás ganarte su atención.

8. No incumplas sus reglas

Da igual que seas capaz de hacer tres o cuatro cosas a la vez mejor que tus compañeros mientras hablas con ellos, miras tu perfil de Facebook, y mandas mensajes por WhatsApp.

Si son actitudes que a tu jefe no le gustan, concéntrate en tu trabajo, y deja las redes sociales y las páginas de entretenimiento para verlas en tu tiempo libre, no en tu horario laboral.

Aunque seas el mejor en tu oficina, con eso quizás tu jefe pueda pensar que no te esfuerzas suficiente, o que te da igual lo que haces allí.

Tu compromiso con el trabajo es uno de los aspectos que más valorará tu superior. Y si no lo demuestras, desde luego no conseguirás que te suba el sueldo…

9. Sueña a lo grande

Si en la vida no te propones grandes metas, ¿cómo esperas conseguir algo bueno? Pues lo mismo pasa con tu trabajo.

Conformarte con lo que ya tienes, y no soñar con llegar a ser alguien importante en tu empresa, sólo hará que te quedes en el mismo puesto atascado durante años y años.

Esta es una de las cualidades que más valoran los jefes: tener a su lado a personas emprendedoras, con ganas de luchar para llegar hasta lo más alto y triunfar.

Así que si de verdad quieres convertirte en un empleado de valor dentro de tu empresa, lo más importante es que vean que tienes motivación para trabajar y alcanzar tus objetivos.

10. Hazle cumplidos a tu jefe

No se trata de hacerle la pelota y convertirte en su mascota, sino de elogiarle para que haya una mejor relación entre los dos.

Muestra admiración por ella o él, felicítale cuando haya sacado adelante un proyecto con éxito. Pídele consejo sobre cómo hacer mejor alguna de tus tareas, y dile “gracias” más a menudo.

A ti también te gusta que te digan lo bien que has hecho algo, ¿verdad? Tu jefe es un ser humano, y siente lo mismo que tú.

Y también le gustan esos cumplidos, y que se aprecie su trabajo.

11. Busca soluciones a los problemas

No le dejes a tu jefe todo el peso de tener que tomar decisiones, o de que sea él o ella quien tenga siempre que buscar una solución a cada problema nuevo que surge.

Para ganarte a tu jefe, y sumar puntos en tu expediente laboral, no te limites a señalar que has encontrado un problema.

Ofrece sugerencias y soluciones para poder resolverlo cuanto antes.

De esta forma, tu superior verá que tienes iniciativa y ganas de que la empresa salga adelante con éxito.

12. Sé leal a tu jefe

Ser dedicado y honesto en tu puesto te conseguirá una mujer reputación en tu ambiente laboral. Pero ser leal a tu jefe es lo que de verdad te hará ganar un hueco entre sus empleados favoritos.

Si tienes algún problema con él o ella, hablar con tus compañeros de trabajo a sus espaldas es una mala decisión.

Si tienes un conflicto de cualquier tipo, lo mejor es ir a hablar con tu jefe en persona antes de que haya malentendidos.

Sé respetuoso y demuéstrale tu lealtad manteniendo esa conversación en privado, y no contándosela a nadie más.

Así, tu superior verá que eres una persona valiente que no tiene miedo de afrontar los problemas, y lo que es más importante: que se puede confiar en ti pase lo que pase.

¿Qué otros consejos conoces tú para ganarte a tu jefe? Déjame un comentario aquí abajo ¡y comparte tus trucos!

Jenny del Castillo

You May Also Like