La digitalización es un fenómeno cultural que empuja como una gran marea todo lo demás. Siendo ésta la nueva realidad, el que sabe usar la tabla de la transformación surfea y el resto sólo chapotea. Estas son las ventajas y cualidades de las que se quiere beneficiar la empresa que atrae y retiene talento digital.

7 Ventajas de tener talento digital en la empresa

  1. Reforzar el liderazgo a todos los niveles: Más allá de una estructura jerárquica concreta la empresa necesita que todos los empleados tengan mentalidad de líderes y sean auto-responsables de la marcha global del negocio en un mundo hiper-competitivo. Las ideas de abajo-arriba son fundamentales para capturar rápidamente oportunidades sobre el terreno.
  2. Contar con “embajadores de marca” que apoyen la estrategia de “Employer Branding”: la guerra por el talento ha vuelto y la reputación es ahora más frágil. Las empresas buscan profesionales que puedan servir de referente interno y externo y que quieran participar en conversaciones y mostrar la cultura para participar en la atracción y retención de sus colegas y compañeros.
  3. Mejorar de la comunicación y transversalidad: en el mundo digital el paradigma ha cambiado: de “la información es poder” al “tanto compartes tanto vales e influyes”. El talento digital lo hace de forma natural.
  4. Ofrecer un rol más influyente a los empleados: Los profesionales más valiosos quieren participar. No hacerlo demuestra poca involucración y compromiso en la mejora del proyecto común.
  5. Desarrollar a los profesionales continuamente: Se produce una combinación perfecta entre el auto-desarrollo y el “acompañamiento en herramientas digitales” de la empresa.
  6. Transformar e innovar: Las nuevas reglas de juego del mercado y la reducción de barreras de entrada en muchos sectores son incentivos para la exploración, creatividad y para lanzarse a nuevas ideas de negocio donde el talento digital puede aportar valor.
  7. Facilitar la internacionalización: El talento digital es global. Incorporarlo en la empresa facilita la internacionalización de manera directa o vía asociaciones con otras compañías.

3 cualidades que buscan en los profesionales

  1. Capacidad para aprender. La única certeza del presente y futuro del empleo es que todo cambiará. La capacidad para aprender es la habilidad más valiosa del talento digital. Como mencionaba Jonas Prising, consejero delegado y presidente de Manpower, de la skill social “sociability” tan importante del siglo XX en el siglo XXI la clave será “Learnability” y el proceso de “Life Long Learning”. Todo profesional debe desarrollar una rutina de captación de la innovación que afecta al área de su talento y contexto.
  2. Estar abiertos a la autocrítica y la mejora continua: Pedir opinión y corregir el rumbo o mejorar habilidades que conduzcan al éxito profesional. Esforzarse y persistir sí, pero siempre en el foco correcto. Al igual que un jugador profesional con grandes dotes se le entrena con los mejores entrenadores, un buen profesional debe dejarse aconsejar por mentores y otros consejeros que le ayuden a aprovechar y mejorar al máximo todo su talento.
  3. Desarrollar Marca Personal: La marca personal convierte la estrategia de talento en un plan de acción de mensaje y networking. El talento que no es percibido se marchita al no recibir la luz y el agua que lo aviva. La marca personal traza un plan que activa la colaboración y une el talento con su mejor elemento para lograr su mayor esplendor en la era digital.

Conclusiones

Las organizaciones son conjuntos de profesionales unidos por un fin. Empresas y profesionales son uno y todos antes o después serán completamente digitales. Te animamos a que te unas a esta transformación digital y continúes en la búsqueda de la excelencia y de “elementos emergentes” como la resiliencia, la curiosidad o la agilidad de aprendizaje.

Si lo haces, si percibes este futuro que te ha tocado vivir como una oportunidad y logras adaptar o incluso reinventar tu talento hasta convertirlo en digital, serás el mayor de los tesoros para cualquier empresa que se plantee triunfar.

Artículo publicado en El Economista el diciembre 2017. Vía: Historias de Cracks