En las profundidades del corazón y de la mente, todos cultivamos un sueño secreto: levantarnos un día, salir a la calle y toparnos con un árbol cuyos frutos sean billetes de alta denominación. ¿Ciencia ficción? Bueno, eso, exactamente eso ocurrió a comienzos de la semana pasada en Bogotá, Medellín y Cali, las tres principales ciudades de Colombia.

Parecía de no creer, y fueron muchos los que no daban crédito a lo que sus ojos veían. Eran billetes de 20.000 (poco más de 7 dólares) y de 50.000 pesos (18 dólares) los que colgaban de los árboles, ubicados, por supuesto, en lugares estratégicos. Era temprano, justo la hora en la que cientos de colombianos se desplazan a sus lugares de trabajo.

Los árboles estaban en el Parque de la 93, en Bogotá, una zona empresarial y comercial; en el Mercado del Río, el referente gastronómico y del entretenimiento, en Medellín, y en las cercanías del Museo de La Tertulia, en el occidente de la ciudad, al orden del río Cali, una zona de hermosa naturaleza con grandes árboles, zonas verdes y fuentes de agua.

Son lugares muy transitados, especialmente en las primeras horas de la mañana. Y, por supuesto, billetes de alta denominación colgando de los árboles no es algo que se vea todos los días. Y menos en un país como Colombia, en el que hay altos índices de desempleo y más elevados de empleo informal y cualquier ingreso extra es bienvenido.

Más, si cae del cielo. De inmediato, en las redes sociales se armó un gran alboroto. Los transeúntes postearon fotos de los árboles y de los ciudadanos mirándolos, sin saber qué hacer. Cuentan que al principio nadie se atrevió a tomar algún billete, pensando que se trataba de una broma de mal gusto, o que podía llegar la Policía y aprehender a alguno.

Se especuló que era una campaña publicitaria de Netflix para promocionar la cuarta temporada de su serie Narcos o de La casa de papel, de Antena 3. Lentamente, con sigilo, las personas se acercaban a las ramas más bajitas, donde era más fácil atrapar los billetes, pero nadie se atrevía a tomar uno. Mientras, las redes sociales ardían.

Hasta que apareció algún desconocido que animó a la gente. Entonces, superado el miedo escénico y a sabiendas de que no era algo ilegal, los ciudadanos se volcaron sobre los árboles y se hicieron con los billetes. Tan pronto los tenían en sus manos, desaparecían entre el tumulto, que cada vez era más nutrido y provocó traumatismos en el tráfico.

Los bogotanos fueron los que menos tiempo se demoraron en apoderarse de los billetes: 75 minutos. En Cali, los ciudadanos se tomaron una hora y media (90 minutos) y en Medellín, 5 minutos más. A esa hora, la noticia se había regado como pólvora, había un alboroto increíble en las redes sociales y los medios de comunicación se habían sumado.


Magistral fue el experimento de la cervecería BBC: captó la atención de los transeúntes,
de los medios de comunicación y generó una masiva interacción en redes sociales. Durante
toda la semana, este fue uno de los temas de conversación obligado en Colombia.


Por supuesto, fue una de las noticias del día, al menos, la más curiosa. En sus portales digitales, los principales periódicos daban cuenta del insólito hecho y en la televisión los noticieros también dieron cuenta del hecho. A medida que caían las sombras de la noche, sin embargo, el suceso fue pasando al olvido y quedó como una curiosa anécdota.

Fue el miércoles, dos días después, que se desveló el misterio. A través de un comunicado y de publicaciones en sus redes sociales, la empresa Cervecería Artesanal Bogotá Beer Company (BBC) contó que era la responsable de la curiosa estrategia“El dinero no nace de los árboles, sino de los buenos negocios”, es el nombre de la campaña.

Su objetivo es motivar a los emprendedores a darse la posibilidad de quedarse con una de las dos franquicias de 60 millones de pesos cada una (21.500 dólares). Las franquicias son un negocio en alza en Colombia. Dunkin Donuts y Burger King, las más antiguas, cumplen 35 años en 2018. En 2005, había 103 franquicias en el país y en 2017 se superó la barrera de las 500.

Según datos oficiales, las franquicias en Colombia han permitido crear 50.000 empleos directos, cifra que sitúa a esta modalidad comercial como la tercera fuente más importante de emprendimiento. Dado que se replica un modelo de negocio exitoso en otros lugares, y los estándares de calidad y servicio son elevados, son una excelente opción.

Juan Valdez, la tienda de café, con 403 tiendas en el mundo, y Totto, de ropa para jóvenes, con 600 puntos de venta (250 propios), son los líderes de esta modalidad. De ahí que no es raro que en los últimos años empresas nuevas, como Bogotá Beer Company, hayan tomado impulso en esta autopista de oportunidades de negocios de las franquicias.

“Lo que queremos con esta campaña es darles acceso a nuestro negocio a dos futuros franquiciadores que deben comprometerse en cumplir con los estándares de la marca en cuanto a calidad y servicio, explicó Daniela Villegas, gerente de Mercadeo de Cervecería Artesanal BBC, en un comunicado. Y reveló detalles de cómo funciona la promoción.

Los interesados podrán presentar una idea de negocio que, eventualmente, los convierta en socios de la cervecería pequeña más grande del país (1% del mercado). Antes, en todo caso, deberán cumplir algunos requisitos, como comprar cerveza en los puntos autorizados, pubs o bodegas de BBC, donde recibirán más instrucciones para seguir.

Los que sigan el paso a paso serán ubicados en un escalafón que será el que, en últimas, determine quiénes tienen derecho a presentar su propuesta de negocio. Al colombiano no le hace falta creatividad, sino recursos para materializar sus ideas. Somos el cuarto país más innovador del mundo, pero solo el 16% logra sus proyectos de emprendimiento”, dice Villegas.

Según la gerente de mercadeo de BBC, una bodega vende en promedio 4.300 botellas de cerveza y recibe cerca de mil personas al mes, lo que muestra las bondades del negocio. Como negocio resultó la etiqueta #ÁrbolesDeBilletes, que ambientó la campaña: generó 14.481 conversaciones en redes, con 13.319 usuarios interactuando. ¡Woowww, genial!

Según estimativos de la compañía, los mensajes llegaron a cinco millones de personas y más de 16 millones de impresiones en el país. Lo mejor es que la noticia de los árboles de billetes traspasó las fronteras y también fue emitida por medios de Honduras, México, Chile, Ecuador, Uruguay y España. Sin duda, una estrategia muy exitosa.


Jugar con la expectativa y hacer uso de un recurso efectivo como el secreto
le dieron a esta campaña un toque especial. Algunos pensaron que era parte de una
estrategia política, pero era un mensaje poderoso para los emprendedores.


Lo cierto es que fue una genial estrategia de marketing muy bien llegada a cabo que fue acogida con beneplácito por los ciudadanos. Fue una prueba social muy exitosa que también sirvió para posicionar la marca y para que durante unos días todos estuvieran pendientes de ella, hablaran de ella. Una verdadera moñona (chuza).

Además, transmitió un mensaje muy poderoso, especialmente para los emprendedores: el dinero no nace de los árboles, sino de los buenos negocios. Según la compañía, lo que se buscaba probar con el experimento es que “el dinero fácil se acaba”, mientras que un emprendimiento sólido puede garantizarte un flujo ilimitado, constante, real.

Un artículo escrito por Alvaro Mendoza