Por sentido común o privacidad, estas son algunas de las cosas que nunca deberías hacer desde tu ordenador de trabajo si no quieres ganarte una bronca, un despido o molestias con tu jefe o con el resto del equipo.

Vivimos permanentemente rodeados de tecnología y es habitual que contemos con un ordenador personal en casa y un PC destinado a nuestra actividad profesional en la oficina. Incluso los freelance suelen contar con un equipo destinado en exclusiva al trabajo.
Hoy queremos repasar algunas de las cosas que no deberías hacer desde tu ordenador de trabajo para no enturbiar tu privacidad, tener problemas con tus compañeros de trabajo o experimentar incidentes de seguridad como fraudes informáticos o robos de datos, así como poner en cuestionamiento tu valía profesional. Repasamos todo aquello que nunca deberías hacer con tu dispositivo en la oficina.

6 cosas que jamás deberías hacer desde tu ordenador profesional

  • No guardes las contraseñas personales de tus redes sociales: Siempre es importante leer las políticas y procedimientos de su empresa en lo que respecta al uso de Internet y el equipo para saber lo que puedes y no puedes hacer. De lo contrario, podrías tener problemas, ya que hay empresas que se reservan el derecho de examinar, monitorear y regular -mail y otras comunicaciones electrónicas, directorios, archivos y cualquier otro contenido, incluido el uso de Internet, transmitido o almacenado en sus sistemas tecnológicos.
  • Bromas y cotilleos en el software de mensajería: Dado que las salas de chat como Slack, Campfire y Google Hangouts son cada vez más usadas para la colaboración en equipo, no está de más recordar que no se deberían usar como la sala de descanso para difundir chismes o hacer chistes, sobre todo considerando que son archivados por un servidor en alguna parte y son tan recuperables como los correos electrónicos. Slack “tiene acceso a todos los chats”, reveló Trevor Timm en una entrevista con Fast Company.
  • Acceder a Wi-Fi público gratuito usando material sensible: Puede que si eres freelance o trabajas de forma remota acudas de vez en cuando a un lugar social, a un bar, a un aeropuerto o estación desde la que trabajar. Sin embargo, si vas a enviar un trabajo importante, intercambiar archivos o acceder a material sensible, no es recomendable hacerlo desde una red Wi-Fi pública para no sufrir fraudes, robos de contraseñas, infección por ransomware o problemas en general con piratas informáticos.
  • No permitas que amigos o colegas del departamento de TI accedan de forma remota a tu ordenador de trabajo: Ahora que hay software de acceso remoto, debes consultar y supervisar su uso para que no haya problemas.
  • No almacenes datos personales: No es recomendable tener una carpeta en el escritorio con las fotos de la Primera Comunión de tu hija ni tu colección de canciones favoritas. El dispositivo de trabajo no es de tu propiedad, sino que pertenece a la compañía. En lugar de guardarlas en el PC, ten a mano un USB o disco duro personal.
  • No uses el ordenador para trabajos externos: Puede que tengas tareas extra y otros pequeños trabajos para ganar un dinerillo de más al mes -desde vender tus fotografías por Internet a la compraventa de segunda mano o la redacción de artículos online-, pero definitivamente es algo que debes realizar desde tu ordenador personal y en tu tiempo libre.

Fuente | Business Insider