A finales del siglo IX hasta bien entrado el siglo XIII, las campañas emprendidas contra el islam tendrían la misma táctica militar y el mismo patrón aproximado desde la primera hasta la octava cruzada.

Los cristianos usaban la caballería pesada por ser capaz de romper las formaciones con sus cargas y así disminuir al enemigo una vez estaba desorganizado. La infantería que apoyaba la caballería también tenia un papel importante en la batalla. Según el tipo de arma y protección que llevaban se podía distinguir entre infantería pesada y ligera. Por aquel entonces, los caballeros menospreciaban a la infantería incluso llegando a prescindir de ella a la hora de plantear el combate. Normalmente significaba falta de coordinación entre las dos partes, agravado por el escaso entrenamiento, discusiones, discrepancias entre los jefes y además se carecía de un mando único. Cada integrante del mismo bando iba por libre.

Las ganas de lucha y agresividad compensaban al menos en el primer momento estos defectos frente a los destacamentos musulmanes que tenían mayor entrenamiento, movilidad y disciplina, factores que les hizo derrotar las tropas cristianas en múltiples ocasiones.

ORGANIZACIÓN FRENTE DESORGANIZACIÓN:

Desde el siglo IX hasta hoy en día ha llovido mucho. Los conocimientos en tácticas militares, gestión en las empresas y básicamente en todo lo que hacemos sigue teniendo este elemento de falta de organización en muchos aspectos de nuestra vida. De todas maneras, os quiero felicitar. Yo diría que una de las grandes ventajas de la organización en cualquier actividad en tu empresa y en la vida privada es que posteriormente puedes improvisar de una manera más controlada.

Tenemos integrado en nuestro ADN una cultura de falta de planificación y organización. Actualmente aún estamos organizando “a la española”. Vamos ha hacer esto, tengo 4 ideas, más o menos así, quizá es una perdida de tiempo no pararse a planificar y detallar la organización de un tema, veremos como sale, todo el mundo ya sabe de que va y lo haremos arreglando mientras de va haciendo. Te olvidas, además de las personas que estarán implicadas directamente contigo durante toda la vida de un proyecto el algún momento del mismo.

Te lías, no tienes tiempo para pensar, pides las cosas para ayer, no sabes por donde vas, te enredas, tu equipo no se entera, vas a la tuya. Resumiendo, vas todo el día apagando fuego y sacando la lengua. Supongo que esto no ha pasado nunca. ¿No?

Posteriormente, tu equipo se “quema”, se genera estrés, malentendidos, nervios, y incluso a veces discusiones. Ah, y por no decir que se apartan de ti algunos componentes de tu equipo por encontrar mejores opciones laborales en otras empresas.

¿QUE NECESITAS PARA LA ORGANZIACIÓN DE TU EQUIPO Y TU TRABAJO?

Es muy fácil de decir y muy complicado de hacer. ¡Creerte que es posible! Ahora, apostaría dinero a que se te ha pasado por la cabeza pensar en alguna excusa ¿No? Pon en una hucha 10€ cada vez que pienses en modo excusa. Te harás millonario.

Todo cambio por muy simple, sencillo que sea siempre debe salir de ti. No esperes cambiar las cosas de tu alrededor sin que tu no pretendas cambiar nada de tu manera de comportarte, ser, pensar y creer. Tu organización y la de tu equipo depende únicamente de ti. No pretendas que los demás hagan tu trabajo.

Y ahora te toca a ti ¿Qué cosas vas a hacer para mejorar tu organización, de tu equipo y empresa?

Ayuda con tus comentarios a más gente para servirles de guía y recuerda que nos vemos, compartiendo tú éxito cuando tu quieras.

Un artículo escrito por Ezequiel Martí