6 funciones desconocidas para aprovechar tu tarjeta bancaria con el móvil

Virtuales, de un uso, en las que sólo figura tu nombre o con CVV dinámico, entre las diversas posibilidades que ofrecen hoy las tarjetas. Existen ‘plásticos’ que cuentan con apagado y encendido desde el móvil por si se produce un robo o una pérdida.

La función principal de los teléfonos hasta hace poco era la de hablar a través de ellos. Sin embargo, en la actualidad, son tantas las opciones que permiten los móviles que aquella utilidad original ni siquiera es hoy la que se utiliza de forma más habitual.

En el ámbito de las tarjetas bancarias no se llega a tal extremo porque pagar continua siendo la acción que más se lleva a cabo con ellas. No obstante, el aspecto en el que sí existe una similitud entre ambos sectores se da en la permanente búsqueda de nuevas soluciones para satisfacer las cambiantes y crecientes demandas de los clientes, en especial, tecnológicas. Te desvelamos aquí hasta 6 nuevas funcionalidades de las tarjetas bancarias todavía poco conocidas pero que ya tienes a tu disposición.

1. Tarjetas virtuales

Así que hay vida más allá de la división entre crédito y débito. En primer lugar, cabe mencionar las virtuales, que son un tipo de tarjetas prepago que ni siquiera necesitan la emisión de un soporte físico.

Estos ‘plásticos’ son ideales para realizar compras on line. ¿Quieres hacer un abono, por ejemplo, que asciende a una cantidad de 50 euros? Pues no tienes más que inyectar ese saldo en la tarjeta virtual desde tu cuenta bancaria -de forma instantánea- para hacer frente a la operación.

2. Tarjetas para una sola operación

¿Tarjetas de ‘usar y tirar’? Sí, también existen a día de hoy. Aunque es preciso matizar que no son literalmente así, pero, en la práctica, el resultado que ofrecen es el mismo que como si lo fueran. Ello es posible gracias a las ‘tarjetas desechables’ o de un solo uso que llevan aparejados números aleatorios para una única operación. Como es lógico, esta modalidad aporta un extra de seguridad.

3. Tarjetas con tu nombre

Otra modalidad que llama la atención y que hasta puede resultar un tanto conceptual es la tarjeta que carece de numeración, de fecha de caducidad y hasta de CVV impresos sobre el plástico. Cabe recordar que éste último es un código formado por 3 o 4 números situado en el reverso de la tarjeta que responde a las siglas en inglés de Card Verification Value.

¿Qué información figura, entonces, en la tarjeta? Pues únicamente tu nombre. Para utilizarla, para poder acceder a los datos de la tarjeta, deberás entrar a través de la aplicación móvil que va unida a la misma.

4. Un CVV que dura minutos

El CVV está dando mucho juego a las entidades de servicios de pago. Así, otra opción que han añadido a este código es que pueda ser dinámico. De esta manera, se generará un CVV que sólo permanecerá activo unos minutos y se destinará a una única operación. Es una herramienta que proporciona gran seguridad al usuario: de perder la tarjeta, nadie podrá hacer uso de ella para ejecutar una compra on line.

Además de ampliar el abanico de posibilidades para realizar abonos, el otro gran campo en el que las empresas de servicios de pago hacen hincapié es el de la seguridad. Las amenazas, sobre todo electrónicas y virtuales, a través de Internet aconsejan insistir y afinar en la protección del usuario. Estos avances son un ejemplo de esa tendencia.

5. Apagar o encender la tarjeta con el móvil

Insistiendo en la protección, en caso de pérdida o sustracción, hay tarjetas que cuentan con un sistema de apagado y encendido desde el dispositivo móvil. ¿Que recuperas la tarjeta? Pues podrás volver a activarla y operar con ella con toda normalidad.

6. Activar o desactivar la tarjeta en ciertas zonas

Finalmente, otra utilidad práctica que agregan algunas tarjetas es poder activarlas o desactivarlas por zonas, países o regiones. Por ejemplo, que funcione sólo en España o en Europa. Aunque también puede incorporarse un veto en función del tipo de operación: sacar dinero en cajeros, compras a través de Internet, adquisiciones en tiendas físicas, etc.

Con todo, aunque pagar siga ocupando un lugar prioritario en el uso de las tarjetas bancarias, con estas opciones -y otras que llegarán en breve- podrás tanto acceder a una mayor variedad de formas de pago como elevar los muros de seguridad física, electrónica y virtual de los ‘plásticos’ que llevas en la cartera.

*Artículo original publicado por Javier Moronatti en Business Insider