6 metas financieras comunes que puedes personalizar según tus objetivos

Lograr los objetivos en el plano económico es lo que muchos ahorradores se plantean a principios de año. A continuación, puedes ver algunas metas financieras que son bastante comunes que las personas pueden seleccionar.

Muchos ahorradores ven el cambio de año como una buena oportunidad para comenzar de nuevo con sus finanzas personales.

Es el momento para aquellos que despidieron el año con unas cuentas en un estado en el que no querían cambiar su estrategia con su dinero. La entrada del 2021 quizá pueda verse como una gran alternativa para coger el toro por los cueros de cara a sanear tus cuentas y que tu salud económica sea óptima.

Siguiendo este hilo, quizá se pueda presentar ante ti la opción de cambiar tu situación económica: de que el gasto no sobrepase a tus ingresos y que tus cuentas estén cuadradas. Para ello, una forma de expresión fundamental es la de fijar una meta anual que puedas ir cumpliendo a lo largo de los meses.

A menudo son objetivos de mejora personal, hechos con la mejor intención, pero luego pueden verse trastocados.

¿Eso por qué sucede? Habitualmente, se debe a que el objetivo no se eligió bien o porque no estaba realmente optimizado para la situación de tu vida.

A continuación, puedes ver algunas metas financieras que son bastante comunes que las personas pueden seleccionar, así como algunas estrategias sobre cómo optimizarlos y personalizarlos para tus intereses.

Crear un presupuesto desde cero: la regla básica

Un presupuesto es simplemente una forma de dividir tus ingresos en diferentes grupos para diferentes tipos de gastos, de modo que se asegure de tener suficiente para cada área diferente en la que gasta dinero: ropa, alquiler o hipoteca, comida, y otros suministros.

Por tanto, es vital crear un presupuesto y luego perfeccionarlo. Resulta una forma poderosa de estar en contacto con el destino de todo tu capital.

Ajustarse al presupuesto es fundamental para poder personalizar tus objetivos

El desarrollo es solo el primer paso. Un paso más allá dentro de la batalla, pero en realidad, cumplirlo también supone un reto importante: implica tener fuerza de voluntad, así como algunas habilidades para resolver problemas a medida que averigua por qué su presupuesto no está funcionando y cómo solucionarlo.

Esta meta también hace puedas tomar mejores decisiones en el fragor del presente, debido a que desea dominar tu capacidad para ceñirse al presupuesto que se ha fijado incluso después de haberlo optimizado.

La creación de un fondo de emergencia, como principio básico

No todos los ahorrados tienen un fondo de emergencia, algo que resulta fundamental en el plano de las finanzas personales. Es un capital que se reserva para situaciones inesperadas.

Por ejemplo, según la CNBC, solo el 41% los ciudadanos pueden cubrir una emergencia de 1.000 dólares con ahorros, lo que significa que la amplia mayoría está a solo un problema de endeudarse o sufrir importantes problemas financieros.

Por eso, la solución es la creación de un fondo destinado a afrontar determinadas contingencias. Es sorprendentemente simple configurarlo para que vaya creciendo de manera automática, lo que genera tranquilidad. Es un recurso al que recurrir cuando las cosas no salen se habían planteado desde el punto de vista económico.

Centrarse en pagar tus deudas

Muchas personas deciden deshacerse de parte (o de la totalidad) de su deuda con la entrada del nuevo año para que dejen de pagar intereses a los bancos y puedan quedarse con ese dinero para sí mismos.

Para ello, el primer paso en ese proceso es construir un plan de pago de la deuda, y hacer que ese plan sea automático es una parte clave para asegurarse de que tener éxito el conjunto del ejercicio.

La creación de un plan financiero a largo plazo como una forma de personalizar los objetivos

Gran parte de la población tiene una imprecisa cantidad de pensamientos sobre las metas financieras, pero para convertir esas ideas en un plan concreto, que sea viable, se requiere un paso adicional, particularmente cuando comienzas a planificar.

Esto necesita de mucha planificación previa para que salga adelante, ya que a lo largo de la vida se producen ciertas situaciones inesperadas. No obstante, hacer un plan financiero inteligente que se adapte a tu rutina se traduce en que tus finanzas funcionarán correctamente pase lo que pase.

Contribuir a un plan de jubilación

Decidirse a comenzar a hacer contribuciones (o contribuir más) a tu plan de jubilación es una meta fundamental que te prepara para el éxito a largo plazo. Hay muchas alternativas que puedes seleccionar y ayuda a generar un hábito de ahorro constante.

Pensar en ahorrar con un horizonte temporal más amplio es vital. Sirve para allanar el camino de los objetivos que te puedes trazar y para no solo tener un planteamiento que se centre en el aquí o ahora. Resulta muy útil para tener un capital saneado en todo momento.

*Artículo original publicado por Héctor Chamizo en Business Insider