Estos 12 errores que probablemente cometas a diario son peores que no llevar mascarilla

Las mascarillas pueden ofrecer hasta un 98% de efectividad para filtrar partículas cargadas del virus SARS-CoV-2, según el tipo de protector facial que utilices.

Han sido, junto a lavarse las manos y respetar el distanciamiento social, las medidas contra COVID-19 por excelencia.

Estas, incluso siendo un 50% efectivas, frenan la propagación del coronavirus y los brotes de COVID-19.

Por ende, seguirán implementándose incluso después de la segunda dosis de las vacunas de Pfizer y BioNTech o Moderna —cuando la protección contra la infección con COVID-19 es de entorno al 95%—.

«Vacunarse no significa que puedes tirar la mascarilla a la basura«, dice a Business Insider Elena Bottazzi, desarrolladora de vacunas de la Escuela de Medicina de Baylor en Houston, Texas, Estados Unidos.

De hecho, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan explícitamente: «Es importante que todos sigan implementando todas las herramientas disponibles para ayudar a detener esta pandemia, como cubrirse la boca y la nariz con una mascarilla, lavarse las manos y mantenerse al menos 2 metros de distancia de los demás».

Sin embargo, hacer una de estas 12 cosas con tu mascarilla podría ser peor que no llevarla.

Llevar la misma mascarilla durante todo el día

Las diferentes mascarillas tienen un tiempo de uso recomendado, que afecta a su efectividad y a tu salud.

Las mascarillas quirúrgicas, por ejemplo, están diseñadas para llevarse durante 4 horas seguidas.

Según la guía del Ministerio de Sanidad, también ha de usarse con la misma frecuencia las mascarillas FFP2 —que te protegen de contagiarte, además de propagar el SARS-CoV-2—, que podrían ser obligatorias en lugares muy transitados como el transporte público o los supermercados.

Usar 2 veces la misma mascarilla

Siguiendo las recomendaciones anteriores, exceder dicho tiempo o exponer la zona interior a partículas virales —ya sea al quitártela, tocarla con las manos sucias o dejándola a la intemperie—, puede poner en riesgo tu salud.

Si alguna de las partículas exhaladas por un infectado caen sobre la capa interior, podrías contagiarte con COVID-19.

También si las tocas con las manos sucias, aunque la transmisión vía fómite es bastante inusual.

Compartir la mascarilla

La principal vía de propagación de la enfermedad COVID-19 son las partículas que exhala una persona contagiada. Por ello, es obligatorio el uso de las mascarillas.

Si utilizas la misma mascarilla que uno de los miembros de casa o compañeros del trabajo, podrías quedar igualmente expuesto a la infección.

Tocar la mascarilla con las manos sucias

Siempre que vayas a tocar tu mascarilla, para quitártela o ajustarla, intenta llevar las manos limpias —aunque sólo sea con gel hidroalcohólico—.

Asimismo, después de ajustártela o rozarla sin querer, lávate las manos o utiliza gel desinfectante para prevenir que partículas de virus se queden en tu piel —donde el virus podría sobrevivir durante más de 9 horas—.

Llevar la mascarilla por debajo de la nariz, aunque no haya nadie

La mayoría de las mascarillas están diseñadas para evitar la propagación, no los contagios.

Aunque creas que no tienes COVID-19, puede que estés sufriendo síntomas silenciosos. Y, al bajarte la mascarilla en algunos espacios, podrías expulsar partículas cargadas de virus al aire.

En los espacios exteriores puede no haber un riesgo alto de propagación.

Sin embargo, si el coronavirus muta y se vuelve más contagioso, las claves sobre la propagación aérea podrían cambiar.


[wp-rss-aggregator]


O ponértela y quitártela todo el rato

Esto no sólo podría implicar la propagación vía aerosoles del nuevo coronavirus, sino también vía fómite.

Al entrar en contacto con el exterior de la mascarilla, podrías inhalar partículas que acaban de caer sobre la misma en el lugar en el que hayas estado.

No llevar la mascarilla ajustada a la cara

Cuando lleves la mascarilla puesta, no debe quedar ningún gran espacio entre el protector y tu rostro.

Tampoco debería caerse con facilidad, pero no impedir que respires bien.

Los expertos de Asepeyo recomiendan que compruebes que puedes respirar de forma normal y profundamente, mover la cabeza de un lado a otro, arriba y abajo y leer o hablar en voz alta.

Quitarte mal la mascarilla

Lávate siempre las manos antes de quitarte la mascarilla. Y, sin tocar la cara exterior, retira primero las gomas de tus orejas o enganche.

Además, cerciórate de desecharla correctamente.

Las mascarillas se deben depositar en los contenedores de restos —a ser posible, sellada o bien envuelta en una bolsa de plástico—.

Desinfectar la mascarilla con productos químicos

Aunque tengas que desinfectar la mascarilla reutilizable, no la intentes limpiar con productos químicos. Podrías terminar inhalándolos, y siendo peor el remedio que la enfermedad.

Puedes desinfectar las mascarillas en un ciclo habitual de la lavadora, con detergente normal, agua a temperatura de entre 60º y 90º, conforme a los CDC.

No lavar nunca la mascarilla reutilizable

Las mascarillas de tela no son una excepción, también conllevan una serie de cuidados.

Especialmente, la desinfección y el lavado —que, como se indica con anterioridad, sólo requiere un programa regular de la lavadora—.

Dejar que se moje la mascarilla mientras la llevas puesta

Además de ser mucho más incómodas, las mascarillas que se mojan pierden un porcentaje de su efectividad, informa a The New York Times la doctora Shan Soe-Lin, profesora del Instituto de Asuntos Globales de Yale Jackson.

Esto podría agravar también los problemas que genera el uso prolongado de las mascarillas.

Llevar la mascarilla en el bolsillo

Cumple con casi todos los errores mencionados hasta ahora, desde el descuido de con qué superficies entra en contacto, hasta la posibilidad de tocarla e infectar las manos que luego te llevas a la cara.

Las mascarillas deben guardarse en una bolsa de tela o papel, para evitar que se contaminen.

Según el Consejo General de Enfermería, ha de ir siempre en la misma posición si la vas a volver a utilizar o, de lo contrario, sellarlas en una bolsa de plástico y desecharlas.

Kamila Barca