Sacar sangre podría ser cosa del pasado: este microparche te diagnostica por la piel

Microparches adhesivos podrían sustituir a los diagnósticos basados en análisis de sangre gracias a la valuisa información biológica que fluye justo debajo de las capas más externas de la piel, en el denominado líquido intersticial.

Si te mareas con solo pensar en hacerte un análisis de sangre, en el futuro es probable que tu información médica sea detectada mediante una pegatina con sutiles microagujas. Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington han desarrollado un parche desechable del tamaño de una moneda pequeña que puede detectar enfermedades e informar sobre tu estado de salud gracias a la información que proporciona el líquido intersticial de tu piel. Sus descubrimientos aparecen en la revista Nature Biomedical Engineering.

El parche, recubierto de agujas de menos de un milímetro de largo, presiona la piel para penetrar en este líquido rico en proteínas que rodea las células. Este fluido tiene la llave para simplificar las pruebas médicas y conseguir que sean menos invasivas, más accesibles e incluso 800 veces más sensibles que las pruebas de biomarcadores tradicionales. Incluso algunos investigadores califican el propio intersticio de órgano recién descubierto, ya que en él residen biomarcadores para afecciones como la tuberculosis, los ataques cardíacos y el cáncer. 

Cada uno de estos microparches contiene cientos de agujas de plástico, cada pinchazo de menos de un milímetro de largo. Solamente hay que presionar el parche en el dedo y empaparlo a continuación en una solución especial de nanopartículas, que pueden captar la presencia de proteínas predeterminadas. Singamaneni dejó a un lado la noción de que analizar un fluido corporal requiere eliminarlo. Su parche de poliestireno sólido no aspira ningún líquido, sino que sus diminutas agujas actúan como trampas de biomarcadores. Pueden cubrirse con anticuerpos encargados de capturar proteínas específicas, como IL-6, o viceversa.

“Hemos demostrado que podemos usar el parche]para mejorar significativamente la sensibilidad de los inmunoensayos”, explica a Wired el científico de materiales Srikanth Singamaneni, autor principal de la investigación, todo un hito para expandir a nuevas funcionalidades los avances en microagujas, hasta ahora centrados en administrar medicamentos o vacunas. Ahora permitirá extraer información del valioso líquido intersticial, al que era complicado acceder por medios convencionales. 

Aunque el líquido intersticial, o ISF, está a solo un ligero rasguño, es difícil exprimir incluso una docena de microlitros, aproximadamente una milésima de cucharada, que es cientos de veces más pequeña que una extracción de sangre para diagnóstico. Sorteando esta limitación se abren cientos de posibilidades para los diagnósticos clínicos. Dado que la sangre es solamente una pequeña fracción del líquido en nuestro cuerpo, otros fluidos como este podrían ampliar los datos.

Otra de las principales ventajas de este descubrimiento es abaratar y democratizar las pruebas en zonas rurales y remotas o en los países de ingresos bajos y medios, así como en zonas con limitaciones a suministros y equipos médicos. También podrían automatizar la medición desde casa de los biomarcadores para personas con enfermedades crónicas.

Fuente | Futurism/Wired